domingo, septiembre 02, 2012

Las Fundaciones de Asimov

Ya han pasado cerca de 20 años desde la primera vez que tuve la oportunidad de tener en mis manos un pequeño libro: La Fundación. El autor, nada más y nada menos que don Isaac Asimov. Es poco lo que se puede añadir a la biografía de Don Isaac.

Ruso de nacimiento, estadounidense por naturalización, Asimov fue un reconocido astrónomo, escritor, filósofo y conferencista, cuya más grande pasión no estaba en las estrellas, sino en el interior del Universo que constituye la mente humana.

Sereno, sesudo, brillante, un científico a carta cabal, nos dejó un gran legado, que hoy tiene aún mucha vigencia. Más de 900 libros, lo colocan dentro del campo de uno de los escritores más profílicos de todos los tiempos y quizá el más genial de los escritores de la ciencia ficción.

La Trilogía de la Fundación.

Para aquel que no haya tenido la oportunidad de leerlo, la obligación anticipada es el obtener la trilogía completa de la Fundación. Que quede constancia de que lo he advertido.

En un lenguaje relativamente sencillo, Asimov compone una de las historias más apasionantes de las victorias del género humano sobre sus propias ansias autodestructivas. Es una apología - en todo derecho - de la humanidad por la humanidad, del triunfo de la razón y el trabajo inteligente sobre las pasiones y un Tratado de dinámica social, sin ser riguroso en lo más mínimo.

En la Fundación, se perfila el personaje con tinte autobiográfico: el científico genial que pretende el último de los fines: la salvación de la humanidad.

La PsicoHistoria

En la Fundación, la psicohistoria es la base teórica de las fundaciones. Y es que la fundación cumple el objetivo de ser el asentamiento inicial de una nueva sociedad de orden galáctico. Un renacimiento desde las cenizas del Imperio de 20000 años (decadente y agonizante) que tomaría - de forma ordenada, estudiada y controlada - sólo 1000 años y aseguraría la supervivencia de la especie humana sin el retroceso de la barbarie.

Todo finamente calculado utilizando las más complejas ecuaciones y técnicas estadísticas, desarrolladas en apenas 2 generaciones. La cereza que corona el pastel.



Como de costumbre, la realidad supera a la ficción

Escribiendo allá por la época de la postguerra, Asimov no podía imaginar que ese texto de ficción pudiera ser validado por la realidad. Y es que la mal llamada teoría del Caos y el desarrollo de las matemáticas de los últimos 30 años, preveen la posibilidad de hacer real el cálculo de la dinámica social que lleve al desarrollo de técnicas en las cuales el futuro basado en los hechos sociales más relevantes tenga una alta probabilidad de ser predecido. E incluso, manipulado en cierta medida.

No hay comentarios.:

Loading...