lunes, abril 16, 2007

Desde el penal

No, no estoy preso (aunque debería debido a mis pequeñas faltas a la ley, como robar autos, poner bombas en los baños públicos y quemar vivos a mis enemigos despues de despellejarlos), pero NO, no estoy en García Moreno International Five-Stars Hotel.

Se trata de la inmovilidad que me provoca una extraña suerte de condición.  Me duele la jodida espalda, para ser preciso, he adquirido una fuerte dorsalgia.  Parece que el peso (o en su defecto, su exceso O.G.) finalmente logró impactar negativamente en mi columna vertebral.  No es joda.  En realidad, es una jodienda.

Eso me obliga a permanecer en movimiento buena parte del día.  No puedo quedarme sentado ni quince minutos seguidos.  Y al dormir, debo buscar una posición cómoda para poder levantarme en la mañana sin pedir el perdón de todos mis pecados. Me hace sentir igual de incómodo a como cuando estuve en detención provisional (que bello eufemismo) en la Peni.  En fin.  Así es la vida.

Para aquellos que se hayan llevado una sorpresa por este tipo de post, les tengo noticias.  Este blog ha pasado a ser enteramente personal y pretendo llevarlo como un verdadero diario.  También he decidido compartirlo con ustedes y bajar un poco el nivel de censura en los comentarios.


Saludos,
 
Santhros

No hay comentarios.:

Loading...