sábado, noviembre 04, 2006

Que clase de musica se escucha hoy

He decidido hacer un paréntesis al "Santhros Anual Blogging Awards" porque estoy ARRECHO. Ayer un pendejo se puso a comparar a Nirvana con Green Day y se atrevió a decir que Green ha cosechado más triundos y una carrera más exitosa que Nirvana y que eso era cosa del pasado y otras payasadas que le salieron de la boca y que tuve que decirle que se vaya a la sacrosanta mierda a escuchar su pendejada. Honestamente, no me gusta mucho criticar con severidad los gustos musicales de la gente. Las generaciones van pasando y cada una llega con sus gustos, modas y estilos, y como es una constante, siempre las que pasaron van añorando que las canciones, libro, revistas, películas y los personajes de su generación permanezcan en vigencia, aunque en la realidad las cosas no suelen darse así. Pero todo tiene un límite.

Iconos de la generación actual: Bla, bla, bla y más BASURA



Para ilustrar la idea, dejenme retroceder en el tiempo unos doce años. Ok, ya está. Estoy en 1994, todavía estamos apenados por el suicidio de Kurt, todavía no nos pasan los estragos de la muerte de Freddy Mercury. Empiezan a formarse musicalmente los Cranberries y varios grupos y solistas que harían de los 90 una época especial. Estamos en el mundo de la postguerra fría, donde las campanas de libertad no dejan de sonar y una Administración Demócrata en EEUU hace pensar que el mundo está cambiando desde lo más profundo.

Cuantos de ustedes vieron el estreno de este video?



Estamos en un mundo donde el Internet está en pañales. Todavía me conecto al Internet sólo para ver correo con mi cuenta SLIP de la Politécnica y de vez en cuando puedo bajar algo por FTP usando Archie. El boom es algo que se llama WWW, pero que están puliéndolo y las pàginas por lo general son lentas y no hacen nada más que mostrar texto y grafiquitos pesados de bajar. Todavía demoro una eternidad en cargar un archivo GIF.

Se acuerdan de este browser?
Si la respuesta es afirmativa, estás VIEJO, VIEJUJO, VETUCON.



No existe o no es popular el MP3, así que nos conformamos con comprar discos compactos en Musidiscos Jairala o en JD.

Observamos lo que sucede en el mundo, sobre todo la Guerra Balcánica y muchos empezamos a detestar al enemigo serbio que destruye la región en un conflicto absurdo y que parecía interminable. Nos causaba admiración la resistencia de Fidel en Cuba y nadie se iba a imaginar que estábamos a unos meses de entrar en el último conflicto bélico con Perú.

Estaba de moda el Rock Alternativo. Las discotecas si no eran de salsa, eran rockeras, podías darte un vueltazo por algunas discos que ponían música setentera y decías, que horror! Detesto la música disco!. Todavía las "estrellitas" como Britney Spears, Christina Aguilera, Beyoncé y toda esa plaga que está destruyendo la música no salían a la luz.

El grupo de panas caíamos en Urdesa, porque la Víctor Emilio seguía siendo la calle más transitada por los bohemios de Guayaquil y no faltaban los bares donde podías escuchar conciertos en vivo de Rock Latino (que ya estaba poniéndose añejado en esa época). Recuerdo que habían muchas opciones, pero las más comunes eran Manantial para los chiros, El Pailón si te gustaba andar haciendo levantes con las peladas proyecto y para nosotros el lugar ideal era el Tequis Bar, de mi amigo Chungulo.

Conozco a algunos Gerentes y Jefes que lucían así (YO TAMBIEN) cuando teníamos 19 o 20 años.



Allí caían los bohemios y músicos que ahora suenan con algo de fuerza en Guayaquil, por ejemplo, Willie Wong, Carlos Prado, Rodrigo y su banda, aunque también veías muy a menudo a los Tranzas. Pero era un lugar que te llenaba de buena música, ochentera, a veces algo de Serú Girán, otras era de Silvio Rodríguez, pero casi siempre era música rockera arrecha. Como olvidar cuando mi pana Chungulo se unía a la música del lugar con su flauta y complementaba las canciones más rockerísimas de forma magistral.

No olvido la colección de CDs de esa época, con todos los discos de Nirvana, con algunos discos de AeroSmith (si, si me gustaban), con "Everybody Else Is Doing It, So Why Can't We?, con mi CD de Alice in Chains, con el promocional de Soundgarden, el inolvidable de Soul Asylum y mi pequeña colección privada de Pearl Jam. Cuanto me gustaba y porque no decirlo cuanto me gusta escuchar la música de Pearl Jam y todo el repertorio de lo que fue mi colección de CDs, ahora en MP3, salvado para siempre del deterioro del tiempo. Debo confesar que también tenía a Silvio, Duran Duran, Prisioneros, Guns'and'Roses, Soda Stereo, Enanitos Verdes, Sepultura, Megadeth y por supuesto: La Ley.

Luego, el tiempo fue pasando y aunque seguíamos siendo jóvenes ya no eramos los muchachos que queríamos cambiar el mundo y que vivíamos con pasión e intensidad el movimiento grunge y poníamos alternativa en todas las reuniones grupales a todo volumen.

Egresamos, nos graduamos, y tocó camellar. Poco a poco hasta el más rebelde tuvo que cortarse la melena, afeitarse a diario, usar ropa "decente", bueno la decencia no está en los trapos, pero nuestra sociedad en su ignorancia supina y en su puritanismo decide que el traje y la corbata son artículos indispensables para ir al camello.

Poco a poco dejamos de vernos, poco a poco nos íbamos casando, empezábamos a viajar, a emigrar unos, a la maestría los otros. Y sin que nos diéramos cuenta el siglo y el milenio se murió, y de cierta manera la música, el estilo y la euforia de nuestra generación se fueron opacando. Cuando nos dimos cuenta, ya cumplíamos 30 y no nos veíamos todos los días como en ese tiempo de Universidad, cuando los ideales estaban allí, cuando los sueños estaban intactos.

Y nosotros que siempre esperamos que la música siga su curso y vaya mejorando como fue la tendencia hasta 1998, hemos sido testigos de como a partir de 1998, la música decayó, las composiciones musicales adoptaron ritmos pegajosos, pero monótonos y muy repetitivos. Tuvimos que sufrir el hecho de que las radios que una vez sintonízabamos día y noche empezaron a colocar esa música absurda de Tex-Mex, vallenatos, hip-hop y por último, el abismo más profundo de la decadencia musical: el Reggaeton.

Estas son las nuevas "estrellitas" de la música.



Reggaetoneros. Si Bob Marley los pudiera ver de seguro vomitaría, pero si los pudiera escuchar. No imagino que maldición del infierno les enviaría a toda esa sarta de caribeños sin talento, que ni siquiera han completado los suficientes grados de escolaridad como para ser calificados al trabajo de conserje y que honestamente deberían por voluntad propia cortarse las cuerdas vocales con un puñal y pedir perdón por escrito, con una foto que muestre su rostro suplicante y lleno de lágrimas. Solo así se le podría perdonar a esa basura de gente el hecho de que hayan tenido la osadía de salir en un escenario. Hasta el más asqueroso de los raperos de los 90 (VANILLA ICE ó MC Hammer, por supuesto) es un Freddy Mercury en comparación con los Rankins, los ????, bueno no se como se llaman, porque no me gusta escucharlos, mucho menos conocerlos, pero sé que hay varios Rankins, que son de Puerto Rico y que valen paloma.

Reggaeton, What The Fuck?.



Y si no es el reggaeton, son esos ascos de músicos que se dicen los nuevos rockeros. No los quiero ni nombrar, porque cuando los escucho y debido a que por desgracia entiendo el inglés con facilidad tengo que asimilar la lírica, dan ganas de ir a buscarlos al estudio donde graban para hacerlos volar con dinamita o explosivos o por último granadas de mano. Hay excepciones, pero por mala suerte solo confirman la regla, el rock de hoy se reduce a grupitos de cuatro o cinco cojudos popperos, cantando al público que se quieren morir porque la pelada les puso los cachos y que después se vuelven a sentir vivos porque gracias a eso descubrieron que en realidad eran maricones y que en trío o en cuarteto el sexo es mejor.

Honestamente, ustedes creen que este maraco degenerado pueda ser rockero?.



La otra variante es la del desgraciado que canta que las mujeres le valen trozo, que las golpea, que las maltrata, pero como el man es un king en la cama le terminan rogando que regrese con ellas. Lo peor de todo es que los que cantan esos adefesios de composición son unos tipos más horribles que cagar parado y de seguro cargan un collar de mandarinas en el cuello cuando están en la casa y desahogan en esas cancioncillas asquerosas toda su frustración de ser hombres maltratados por su conviviente. No sería de extrañarse que incluso muchos de ellos fueran masoquistas a los que les excita que la mujer les saque la madre a palos y que antes de ser "five-months stars" no eran más que unos vagos triqueros que pululaban por el Bronx sin oficio, ni beneficio.

Al final, en este momento en que escuchó "Smells like teen spirit", me pregunto si será cierto que cada generación tiene la música y en general el arte que se merece, será entonces que la actual generación vale tan tripaje que esa porquería de música es un reflejo de la porquería de valores que tienen? No todo el mundo, por supuesto, pero hablamos de la mayoría.

Les lanzo esa interrogante, para que la conviertan en reflexión, pero por lo pronto, disfruten estos videos que una vez hicieron vibrar a muchos que hoy quisiéramos que si nadie los puede superar, al menos que se haga música similar en estos días.

Video de Smells Like Teen Spirit





Loading...